GRAL PUEYRREDÓN: CELEBRACIÓN Y REZO FRENTE AL MAR

0

La comunidad marplatense se congregó el domingo 11 de febrero en la gruta de Nuestra Señora de Lourdes, para participar de la fiesta en honor de la Virgen. La misa fue presidida por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, y luego se realizó la procesión. Los fieles rezaron especialmente por los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan.

 

Como cada año, los marplatenses se reunieron el 11 de febrero en la gruta de Nuestra Señora de Lourdes para honrar a la Virgen con una gran fiesta.

La misa fue presidida por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre y concelebrada por varios sacerdotes de la diócesis. Posteriormente se realizó la procesión desde Magallanes hasta el centro comercial del puerto, retomando la calle 12 de octubre hasta la gruta. Como es tradición, en la esquina de Bosch y 12 de octubre, la imagen de la Virgen de Lourdes fue girada en dirección al mar, para rezar por todos los pescadores y por el puerto. Se recordó especialmente a los 44 tripulantes desaparecidos del submarino ARA San Juan y otras lanchas desaparecidas en el mar. Monseñor Mestre se acercó también a la puerta del Hogar de Lourdes, donde saludó a algunos abuelos y a personas con discapacidad que allí viven.

Durante la homilía, el obispo dijo recordó que San Juan Pablo II, “cuando lo veíamos débil en su cuerpo pero muy fuerte en su fe, el último viaje que hizo fuera de Italia, fue al santuario de Lourdes. Allí nos exhortó y recordó que Lourdes es casa de oración donde contemplar el rostro de Cristo”.

“Queremos que en esta tarde, en esta misa como se hizo a lo largo de esta novena, que esta Gruta, este lugar santo, sea casa de oración donde contemplar el rostro de Cristo”, expresó monseñor Mestre.

 

Durante la procesión con la imagen de la Virgen de Lourdes por las calles del puerto, cuando la imagen se detuvo frente al mar, el obispo expresó: “Te encomendamos Señor, especialmente a aquellos que salen al mar. Te pedimos que se puedan reactivar todas las fuentes de trabajo, para que haya condiciones dignas para cada trabajador y familia. Desde este lugar, con la imagen de nuestra madre mirando el puerto y al mar, te encomendamos la situación de los 44 tripulantes del ARA San Juan, los del Repunte, del San Antonino, el Niño Dios, y de tantos otros que han partido a la casa del padre y otros que están desaparecidos en el mar. Te encomendamos la vida de sus familiares y amigos, concédeles fortaleza, y una fe equilibrada para que pueda mirar la vida con esperanza y realismo” y pidió orar en silencio.

 

fuente AICA

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.