7 de Junio- DÍA DEL PERIODISTA: SILENCIO EN REFLEXIÓN

0

Opinión

HONRAR LA ÉTICA, ASUMIR LA RESPONSABILIDAD…mi consigna!

Hoy 7 de Junio es un día donde se celebra… al menos hay una infinidad de mensajes con deseos de felicidad. Salutaciones y eventos festivos. Saludo a los que festejan, respeto a los que celebran. 

Pocos días después del 25 de Mayo de 1810, aparece La Gazeta de Buenos Ayres. Se considera que fue el primer medio informativo y la primer expresión que hizo gala de la libertad de expresión, en América. Fue un periódico escrito en Buenos Aires, entre 1810 y 1821 con el objetivo inicial de publicitar los actos de gobierno de la Primera Junta. Inicialmente fue redactada por Mariano Moreno con la ayuda de Manuel Alberti, y contó también con colaboraciones de Manuel Belgrano y Juan José Castelli. En 1938, esa fecha fue determinante para que se hiciera este reconocimiento a la tarea, indicando que La Gazeta fue el puntal de la libertad de expresión en el continente.

Últimamente, los 7 de Junio, determinan “mi catarsis”. Al acumulado de sensaciones de 364 días, le doy vía libre, y lo vuelco en una columna.

Esta vez no me importa si alguien se siente afectado; y de ser así, veré que son más los que viven este mundo de sensaciones y me congratularé.

Hubieron varios disparadores por los que pude haber elegido el camino del periodismo. Soy de la generación donde la formación era más a pulmón que academica. El soporte de curricular era la herramienta para cerrar el circulo. La necesidad de sumar conocimiento es diaria y “obsesionante”. La aparición de Internet en nuestro escritorio es determinante. Desde cursos y tutoriales hasta la información del mundo, está al alcance las 24 horas de insomnio periodístico. Aunque también están los cachetazos a la actividad, que la apertura hace que sean colaboracionistas cuando vienen de “Doña Rosa” y estresantes cuando vienen de pares.

Las redes sociales, coronaron la casi insensatez periodística vigente. El colectivo prensa se etiquetó con posturas políticas. Veo cómo celebran el cierre de una empresa (con pérdidas de fuentes de trabajo) por el simple hecho de marcar una nueva derrota del gobierno de turno. Muy fácil es convertirse en militante de PC.

Hablé de disparadores que me llevaron a optar por esta responsabilidad; que muchas veces la comparé con la función pública. En la búsqueda de sinonimia localicé una definición, en Noticias Jurídicas de España;que me pareció conducente a lo que se me ocurre expresar: “En el ámbito de lo público, algunos de los numerosos cambios que nuestras sociedades están experimentando en los últimos años están traduciéndose en la determinación de un principio de responsabilidad que ya no es sólo jurídica, sino también ética. Este artículo aborda como está afectando ese nuevo paradigma al macromundo de los empleados públicos, un espacio aparentemente poco propicio para la evaluación normativa de esta adaptación ética.” Aquí destaco 2 palabras escenciales: RESPONSABILIDAD y ÉTICA.

La actividad periodística, con dolor, veo que va perdiendo esa esencia.
La RESPONSABILIDAD, cuando se somete la información al poder politico, y es entonces cuando deja de ser información. Y ESTO ES COTIDIANO.

La ÉTICA se pierde cuando se somete la información a la pauta publicitaria. La contratación deja de ser hacia el espacio de difusión jerarquizado, para ser una compra de voluntad y/o de silencio. Eso no es ético, es bochornoso…indigno del paradigma periodístico que elegí hace más de 25 años.

Las utopías se fueron perdiendo. Colaborando con el negocio de muchos, que implacablemente; necesitan que se desintegre el paradigma “periodista”.

En el “colectivo” periodistas se esmeran en reuniones sociales para implementar planes de destrucción al otro (periodista). Lo vivo a diario. No se respeta la individualidad, optando por no acceder al resultado del otro: la teoría del “poder del control remoto”. Son jueces y parte del “llamado” colega, para tratar de esquilmar la magra publicidad que se puede coptar si derriban al otro.

Se nos escapa la Constitución de las manos a diario, para personalizar un mensaje; siempre alejados de la información y como que la consigna es fundamentalmente es la soberbia de formar opinión. Juego con la esperanza de aportar humildemente herramientas para que el lector/el oyente/ el televidente sea el que construya su propia opinión, pero esto es sólo poner “al descubierto” una hipótesis de trabajo.

El mundo está bañado de violencia. La muerte de Alicia Díaz Gonzalez sería la quinta periodista asesinada en lo que va de año en México, país que cerró 2017 con 12 informadores asesinados, siendo el país más peligroso del mundo para periodistas junto con Siria. Sólo por citar un episodio por los que transita la profesión que tiene a FOPEA permanentemente expresandose al respecto de la situación del sector, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Pero la información no llega a La Matanza. Si fuera solamente porque se está abocado a la actualidad social del distrito, estaría absolutamente justificada la ausencia de preocupación.
Entender que la opinión no te hace distinto, ni peor, ni enemigo; seria la consigna. Lo creo y lo creí siempre: por esto sigo. A todos, los que compartimos un ámbito de trabajo, aunque no elija la producción para material de consulta: los respeto y valoro el esfuerzo diario. Por que es usual, utilizar como fuente de información la producción de otros medios: esto ni te hace sometido, o menos profesional. En los manuales, la consulta a los medios es FUENTE DE INFORMACIÓN. Y el rigor de la cita, es ética. Diariamente, se ve, que el rigor de la cita a una producción es para denostar al productor: sino, no se lee/no se escucha/no se ve nada, de la buena información.

Un hecho de violencia de los últimos días, en La Matanza;  hizo que se pusiera en evidencia la magra estructura ètica del “colectivo”. Hechos de violencia de características similares se viven en lo cotidiano. En lo personal, no acudí a la difusión periodística, por no considerarlo de interés público. El accionar de la Justicia, hizo que cesaran (al momento) los ataques que pusieron el peligro mi propiedad y a mi familia. Para muchos, será sorpresiva esta declaración. Cómo se puede hacer pública una situación de esa caracteristica, si los “colegas” están ocupados en otras cuestiones de mi vida personal…(ironía) Ahora bien, al leer algunas “primicias” confundimos roles gubernamentales, áreas de competencia, y lo peor: abundan las faltas de ortografía. Peor aún, cuando por privado, los “colegas” exigen la toma de posición sobre temas políticos que a “Doña Rosa” la confundieron porque lo que la “Doña” necesita que le asfalten la calle o que la jubilación le alcance para ir a la panadería a diario.
A vos, Periodista de La Matanza, te pregunto: ¿tanto te interesa MI opinión al respecto de tu “cliente”? o ¿el “espacio de difusión que le vendiste, tiene que ver con lo que opinen los trabajadores de prensa?. En realidad es una postura irrespetuosa, pero para qué hablar de respeto…

Pero no son sólo somos los periodistas los que desintegramos la profesión. Hay una sociedad de hecho con el poder político. Ese mismo poder político, que en su gran mayoría, debería ejercer la responsabilidad de la función pública.
Ahí es donde los caminos se cruzarían: ahora se chocan!

Hace un año, en el “agasajo” tradicional que se hace a los trabajadores de prensa, sorprendentemente, fui convocada a tomar la palabra para invitar al brindis final, tras los discursos (en campaña) de los funcionarios presentes. Sólo se me ocurrió pedir “COHERENCIA”. Hoy me siento vacía: creo que debí llevar el diccionario…

NdelaR:
1- COHERENCIA:
Relación lógica entre dos cosas o entre las partes o elementos de algo de modo que no se produce contradicción ni oposición entre ellas.
“la coherencia interna de un discurso; en toda sociedad debe haber coherencia entre las formas de vida y los principios éticos”

2- Colectivo = corporación (utilizar este término habilitaría a muchos a ponerle marca comercial.) Por eso se evita el término. Una ironía más!!!

MÓNICA FARHI

 

foto: el retrato de hoy-GOOGLE

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.