PERGAMINO: NUEVO ABORDAJE EN MATERIA DE ADICCIONES

0

 

Referentes locales, regionales y nacionales participaron de la cuarta Jornada sobre adicciones y consumo problemático, un encuentro que plantea la búsqueda de nuevos paradigmas para un abordaje integral de la problemática, para desestigmatizar a los sujetos que la padecen y para romper mitos respecto al consumo.

Más de 300 personas asistieron el viernes pasado a la cuarta Jornada sobre adicciones y consumo problemático llevada a cabo en el auditorio de la Biblioteca Municipal Dr. Joaquín Menéndez, actividad que dio cierre al curso de Promotores Comunitarios en Adicciones orientado al trabajo territorial en los barrios.

Organizada por la Dirección de Adicciones de Pergamino y el Centro Integral para la Prevención y el Tratamiento de las Adicciones “Padre Galli”, la actividad contó con la asistencia de referentes del área de Salud tanto locales, regionales y nacionales: la secretaria de Salud María Martha Perretta, la presidenta de la Asociación Argentina de Salud Mental y Adicciones, Silvia Raggi, referentes de Fiscalía, Defensoría, educación pública y privada y alumnos, profesionales de las distintas áreas del Hospital Gral. Interzonal de Agudos “San José”, representantes de la Región Sanitaria IV, miembros del Centro de Ludopatía local, profesionales del Centro “Padre Galli”, usuarios de salud mental y adicciones. La jornada convocó también a las autoridades de los distintos Municipios: miembros de la secretaría de Salud y el Hospital de Junín, secretaría de Salud de San Nicolás, autoridades municipales de Chacabuco, Secretario de Salud de Arrecifes, Secretario General de Leandro N. Alem, referentes de Salud de Entre Ríos, entre otros.

A las 10hs se dio apertura a este nuevo encuentro de la mano de referentes nacionales cuya búsqueda es la de ofrecer a la comunidad paradigmas modernos para el abordaje de estas problemáticas, como lo explicó Marcos Carini, director de Adicciones de Pergamino y Asesor para la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de la Nación. “Realizamos estas jornadas porque muchas veces las representaciones sociales respecto a esta problemática conllevan una concepción alejada de la realidad. Las mentiras se van repitiendo hasta transformarse en verdad, y esta representación social impacta en la actitud que la sociedad tiene respecto al consumo. Es el fundamento por el que hacemos esto, para romper mitos respecto del consumo”.

El Dr. Alberto Trímboli, coordinador de Adicciones del Hospital Álvarez y presidente de la Federación Mundial de Salud Mental, reconoció que el principal problema responde a un sistema de salud expulsivo, que se desresponsabiliza de la problemática. Según lo explicó el profesional, la ley nacional expone que las adicciones deben ser consideradas dentro de las políticas de salud mental y que quienes las padecen tienen los mismos derechos que otras problemáticas de salud. En este sentido, deberían ser internados en hospitales generales, “y esto lamentablemente no sucede, porque si los atendemos en granjas, en comunidades terapéuticas o comunidades de convivencia, el escenario que se presenta son personas que están en un lugar que no es justamente dentro del ámbito de salud”.

En el mismo sentido, Carini afirmó que el abordaje actual tiene una explicación histórica y cultural con lo cual el cambio es a largo plazo, y ratificó que es desde el terreno de la salud donde debe abordarse la temática.

La propia terminología se encarga de expulsar a las personas del sistema de salud. En lugar de abstinencia, se habla de “estar limpio”; el tipo de tratamiento se llama “rehabilitación”, lo que supone una inhabilitación de la persona.

Otra de las fallas graves, a criterio de Trímboli, es que el sistema de salud penaliza. “Lo que hace la ley de drogas es considerar al sujeto, ya no como una persona con un consumo problemático que merece un tratamiento en un servicio de salud, sino como un delincuente para el cual, el tratamiento indicado es el encierro”. Dentro de este contexto, el castigo no cura, ya que una adicción es el síntoma de otra problemática de salud mental.

El Licenciado en Sociología Alberto Calabrese, ex Director Nacional de Adicciones y titular de la Especialización en Drogadependencia, retrató un panorama paradojal: “Nos piden que consumamos todo; ropa, alimentos, conductas, placer, vacaciones, ofertas. Hay miles de sustancias que pueden ser adictivas, pero hay 200 que están prohibidas. ¿Qué hemos logrado a lo largo de 55 años de prohibición general? Que se endiosen. Las sustancias prohibidas lograron una empatía, un acercamiento por parte de algunas personas”. El sociólogo también hizo alusión a la dimensión social de la problemática que lleva inevitablemente a la estigmatización: “La mirada respecto a la adicción depende del lugar social que uno ocupe, operando diferente en cada persona de acuerdo a su nivel social. Por ejemplo, un alcohólico que consume en un lugar aceptable será un bebedor social, mientras que quien está en la esquina con un tetrabrik, será un borracho”.

Para finalizar las presentaciones, la Lic. Graciela Touzé -trabajadora social, especialista en Ciencias Sociales y Salud, presidenta de la Asociación Intercambios- se expresó en materia de construcción social del problema de las drogas, donde la intervención territorial tiene que ver con abrir un espacio de escucha, diálogo e inclusión, “entendiendo que la problemática va de la mano de un proceso de exclusión social y estigmatización”. Atendiendo a ello, la intervención territorial debe abordarse desde un trabajo con la comunidad, “porque se trata de una problemática social que se construye a partir de la interacción con los otros, de la mirada de los otros. Su padecimiento se produce en la propia comunidad y es ahí mismo donde hay que trabajarlo”.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.