LA MATANZA: INUNDACIÓN, DESCONSUELO Y MUERTE

0

Un nuevo temporal volvió a poner en evidencia la carencia del estado en La Matanza. La consigna, remanida por cierto, incluye como estado a todas sus versiones: porque esta es una triste historia que incluye años y gestiones (nacionales, provinciales y municipales)

Virrey del Pino y Gonzalez Catán

El portal de noticias SN Online, encabeza su crónica diciendo; “Sumado al desconsuelo de ver sus casas nuevamente inundadas, los residentes amanecieron con una trágica noticia: un bebé murió ahogado al caer al agua que rodeaba la cama en la que dormía junto a su mamá” al referirse a la tragedia vivida en el barrio Los Álamos.

Ana María vive a pocos metros de la casa que compartía el niño con su familia y es conocida en la cuadra por ser instructora de RCP. En diálogo con SN Online, contó que la mamá del bebé decidió quedarse en la propiedad para evitar que les robaran y alrededor de las 6 de la mañana, después de estar toda la madrugada sacando el agua de lluvia de la vivienda, se acostó en la cama para darle de amamantar al recién nacido.

El cansancio hizo que la mujer se quedara dormida junto a su hijo y cuando se despertó a los pocos minutos, se encontró con la peor escena: el nene se había caído al agua anegada que había alrededor de la cama.

Desesperada, llegó a la casa de Ana María para que la ayudara, pero las maniobras de la vecina no pudieron reanimar al recién nacido.

“Tuvimos que hacer cadena entre todos para avisarle a la Policía y a los Bomberos lo que había pasado, que vinieran a buscar el cuerpito”, relató.

Una hora más tarde, los efectivos abocados a la asistencia de inundados, llegaron, comprobaron lo que había ocurrido y trasladaron a la madre a un centro médico de la zona para que fuera asistida por el estado de shock en el que se encontraba.

Las inclemencias del clima pone en evidencia, cada vez, la ausencia del estado en lo que hace a obras de infraestructura. Muchas de ellas, figuran en los registros provinciales, como concluidas, al igual que algunos asfaltos. Las pérdidas materiales se suman y las humanas, también. Décadas cuestionando sobre el mismo tema, aunque sólo se lo recuerda ante cada temporal.

La confluencia del Río Matanza y el arroyo Morales recibe aguas de municipios vecinos (Cañuelas, Ezeiza, por ejemplo). Llegada la inundación, la asistencia y la evacuación se hace en lanchas con efectivos de Prefectura con la incansable tarea de los bomberos.

Arroyo Dupuy – Laferrere

Los vecinos del Arroyo Dupuy utilizan las redes sociales para mostrar la situación del barrio en cada una de las inundaciones. Los sucesivos reclamos, hicieron que por fin, las autoridades provinciales dieran inicio (este año) a las obras, tantas veces reclamadas. El agradecimiento de ellos se hacía notar, por el avances de las mismas. Sin embargo, en la última semana, notaron que la dinámica de los  trabajos había mermado y lo hicieron saber… El temporal del último fin de semana, les recordó que el tema no estaba solucionado. El domingo, en la red social Facebook lo comunicaron. Algunas de las imágenes:

La imagen puede contener: cielo, casa, árbol y exterior

La imagen puede contener: cielo, árbol, exterior y agua

 

El severo enojo que mantenían con las autoridades municipales, seguramente, ahora será transferida a las provinciales.

NO ES BIAFRA…es el conurbano

La diferencia de los barrios es notable en lo que hace a las construcción de las viviendas. Mientras que en Laferrere se ven las calles anegadas en medio de un barrio de clase media; en Virrey del Pino, se ve barro, viviendas precarias: paisaje desolador. Tan desolador como lo es la terrible muerte de un bebé ahogado al caer de la cama. Es decir, que lo que funcionaba como dormitorio estaba INUNDADO. Seguramente, una figura difícil de visualizar para muchos… Poco más de 30 kilómetros separa este lugar de la CABA, unos 20 de San Justo (cabecera del distrito); media hora de viaje en auto hasta la Av. General Paz? No es Biafra, es el conurbano bonaerense: está bueno señalarlo.

Sabido es que los funcionarios responsables, aducirán que el clima juega una “mala pasada”; sin embargo esta vez el Servicio Meteorológico esta vez no falló, y esta vez, anticipó lo que venía. Hoy son más de 1500 los evacuados y un bebé de 8 meses muerto. La calidad de vida de los vecinos bonaerenses  parece no ser tema de agenda política.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.