COMUNICADO DE LA U.C.R.

0

Violencia institucional en Tucumán: un lamentable ejemplo de la brutalidad policial que se extiende en todo el país

En el día de ayer, la Unión Cívica Radical conminó ante la opinión pública al Gobierno nacional a dar respuestas urgentes y coordinadas con los gobiernos provinciales para frenar la ola de violencia institucional provocada por el accionar brutal y desmadrado de las fuerzas de seguridad desde que comenzó la cuarentena a fin del mes de marzo.

La Provincia de Tucumán es el ejemplo más claro de esta crisis de violencia institucional. Dos hechos han tenido enorme repercusión pública, las muertes del peón rural Luis Espinoza y Ceferino Nadal en circunstancias muy parecidas a las que terminaron con la vida de George Floyd, el hombre afroamericano asesinado por la Policía de Minéapolis, en Estados Unidos.

A estos tres graves casos, se suma la tortura a un reconocido abogado que asistió a ampliar una denuncia a una comisaría y sufrió una detención arbitraria y vejaciones. Se trata del letrado Enrique Courtade, quien registró la agresión en su celular, los policías borraron esa grabación,pero luego la misma fue rescatada y difundida por las redes sociales.

Reacción del gobierno de Juan Manzur

En todos los casos, el Gobierno provincial realizó declaraciones de repudio y anuncios de cambios en la estructura policial. Tras la muerte de Espinoza, se desplazaron algunos jefes regionales.  Sin embargo, el gobiernode Manzur trata de sacar de agenda a los tres casos y de relativizarlos con la carga de responsabilidad en “policías que se salen de su curso normal”.  El ministro de Seguridad, Claudio Maley, llegó a sostener que todo esto ocurría porque no había buena formación en la fuerza policial. Se trata de un funcionario que integra un gobierno que conduce Tucumán en forma ininterrumpida desde hace décadas.

Hay que recordar que por el crimen de Paulina Lebbos, que aún sigue impune, hay ex funcionarios y jefes policiales condenados por encubrimiento.

Las víctimas de la impunidad en Tucumán, junto a la oposición, vienen denunciando una enorme maquinaria de protección para los poderosos montada en el Gobierno y en el Poder Judicial. La Policía forma parte de esa trama.

Casi todo el arco opositor, liderados por la UCR, ha solicitado la renuncia del ministro Maley y cambios en materia de seguridad pública. La trama de violencia institucional refleja la crisis de un sistema agotado y corrupto.

Qué sucedió en cada uno de los tres casos

Caso Espinoza

Luis Espinoza era un peón rural. Fue asesinado de un disparo en la espalda el viernes 15 de mayo, en medio de unos incidentes durante una carrera cuadrera ilegal en la localidad de Melcho, al sur de la provincia de Tucumán.

Por el hecho están detenidos nueve policías y un civil. Todos habrían participado del operativo que terminó con la vida de Espinoza y en el posterior ocultamiento del hecho. Los sospechosos intentaron hacer creer que el fallecido se había ocultado en el monte. Luego, de acuerdo con la investigación, llevaron el cuerpo hasta la comisaría de Monteagudo y finalmente lo arrojaron por un precipicio, en Catamarca, donde fue hallado tras una intensa búsqueda.

Los policías fueron puestos a disponibilidad y se encuentran con prisión preventiva. Sus familiares denunciaron amenazas de policías en las redes sociales.

En el Senado de la Nación, la oficialista Beatriz Mirkin vinculó el crimen con el negocio de las carreras ilegales. No hubo declaraciones oficiales sobre esta acusación. Tampoco investigación judicial.

Caso Nadal:

Las circunstancias de la muerte de Ceferino Nadal fueron muy parecidas a las que terminaron con la vida del afroamericano George Floyd en Mineápolis, Estados Unidos.

Nadal fue detenido en una calle céntrica de San Miguel de Tucumán por efectivos de la Policía. Según la versión oficial, había robado en un comercio de la zona. El sujeto tenía antecedentes penales. Falleció minutos después de quedar aprehendido. La Policía dijo que fue por un infarto, pero testigos informaron en los medios de comunicación que se habría tratado de un caso de abuso policial. Declararon que observaron cómo al menos un policía colocaba su rodilla sobre el pecho de Nadal y que el detenido le pedía que lo dejara porque le estaba faltando el aire.

El informe preliminar de la autopsia determinó que Nadal podría haber fallecido por asfixia, pero el médico forense sugirió que era necesario realizar un estudio anatomopatológico para confirmar su opinión. La fiscala Adriana Giannoni, que lleva adelante la investigación, siguió al pie de la letra la recomendación del forense, pero la causa está estancada.

Un video que circuló en las redes sociales mostró el momento en que Walter Nadal ya estaba inconsciente y los policías trataban de reanimarlo con acciones de RCP. Todo, ante la presencia de algunos de los vecinos. Las imágenes son dramáticas y se observa cómo el cuerpo de la víctima estaba ya sin reacción.

Caso Courtade

Cinco policías tucumanos fueron separados de sus funciones y puestos a disposición de la Justicia, luego de la denuncia realizada por un abogado, quien aseguró que fue golpeado, esposado y alojado en el calabozo de una comisaría, a la que había asistió para ampliar una denuncia.

El letrado Enrique Courtade registró la agresión en su celular, los policías borraron esa grabación, que luego fue rescatada y difundida por las redes sociales. El agredido sostuvo que lo “estuvieron torturando durante casi una hora y que por un momento pensó que iban a matarlo”, hasta que un funcionario judicial lo “rescató” ya que “una mujer” lo “reconoció” y llamó por teléfono.

Los policías fueron desplazados y están bajo investigación judicial.

 

Alfredo Cornejo
Presidente
Comité Nacional UCR

Alejandra Lordén
Vicepresidenta
Comité Nacional UCR

Buenos Aires, 6 de julio de 2020

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.