RAMOS MEJÍA, UN COMUNICADO…

0

EDITORIAL:

Cierra el Instituto French de Ramos Mejía. Una crónica en primera persona…

 

La información dice que….
Este martes se conoció que el Instituto French de Ramos Mejía no inscribirá alumnos en el año 2021 ya que cerrará sus puertas ante la crisis económica desatada por la pandemia. En un comunicado interno difundido a las familias, el colegio explicó que hubo «una progresiva e incontrolable morosidad en el cobro de las cuotas, llegando a una merma de la cobranza de Según el texto, que salió desde French 37 y llegó a las casillas de mail de los padres, «en algunos casos las dificultades de las familias fueron muy importantes, y en otros casos lamentablemente no se comprendió que la institución debía seguir pagando todas sus obligaciones, aunque la educación no fuera presencial».

Por ello, desde el Instituto de la localidad matancera de Ramos Mejía explicaron que «todo esto llevó a una situación de endeudamiento insostenible y las proyecciones para el año que viene arrojan un panorama aún peor» por lo que «es impensable un inicio y desarrollo de actividades responsables para el año que viene«.más del 50%«.
Yo digo que… se cierra una parte de mi vida. Se cierra y no se olvida. Es posible que hubiera tenido que cerrarla antes, pero no pude. Viví momentos esenciales en mi vida, dentro de la casona única del French. En el devenir del secundario, fue creciendo como lo hacíamos nosotros: al punto tal que el diploma lo recibimos en el patio descubierto y nuevo, ya que otro terreno se había sumado.
Siempre volvía …Tengo los amigos de entonces, que sigo atesorando.
Cuando nació mi primer hija, me prometí, que ella usaría el uniforme bordo. Fue tan asi, que con 10 días de vida, en su primer salida, llegué hasta la escuela con ella en su cochecito y dije “vengo a reservar la vacante”. Cuanta emoción al mostrar a mi hija. Cuanta emoción el mirar ese patio. Cuanta emoción al verla cerca de MI Rector…
Se vivió la hermosa etapa de la educación con valores. Era otra época, seguramente. Pudimos respetar reglas siendo libres.
Y lo logré: mis tres hijos fueron a esa escuela. Con el correr del tiempo pude entender lo que sentía. Fue tan bueno lo vivido, me brindaba tanta confianza, tanta seguridad que era el mejor lugar para mis hijos. Ese donde ellos podían crecer y ser.
Lo logré!!! los tres cursaron su secundario allí.
Mi vida tuvo vaivenes, pero la educación de ellos era innegociable. Fue entonces, donde muchas veces las autoridades  compartieron conmigo, las preocupaciones y me contuvieron para que el crecimiento de ellos tuviera el mejor resultado posible.
Cada egreso se vivía como propio. Como madre, me sentía ex-alumna en cada charla con MI Rector. Me hablaba con la misma autoridad y cariño que lo hacia cuando yo usaba el uniforme: y me sentía acompañada en la urgente tarea de ser madre, donde el aprendizaje es diario.
Ya egresados ellos, seguí participando en cada actividad a la que convocaran.
Todo tiene un final; todo termina...decía la canción que cantábamos en sus aulas. Llegó ese día.
La pandemia que todo lo pudo, también pudo esto.
Nadie puede negarle a un grupo empresario que tome decisiones sobre su patrimonio. Aunque el golpe de su determinación golpee miles de corazones: ellos tienen una empresa que no vende papas sino que contiene chicos y teje historias. La situación del aquí y ahora del alumnado, seguramente, es de incertidumbre. En un año de cursada muy especial, vuelven a cuestionarles el futuro de las generaciones que vienen, con una incertidumbre que pocospueden entender. Solo que el año que viene, nada se sabe…no se sabe si van a haber clases, cómo, y a ellos se les suma con quién. Qué será de sus amigos. No van a despedirse de la “seño”, sólo por zoom.
Nosotros lloramos desde el afecto, ellos (los dueños de la empresa), definen desde el bolsillo; no está mal, pero es al menos cuestionable. Cientos de docentes, con futuro incierto alimentando la desocupación que se convierte en la nueva pandemia nacional.
El destino de ese edificio de sueños y afectos, pasa a ser un muy deseable emprendimiento, como dicen.
Es posible, que las autoridades de educación tengan resuelto el tema de las 500 vacantes de los tres niveles de alberga el Instituto French. La oferta educativa de la localidad de Ramos Mejía es importante y puede que el reacomodamiento sea un hecho.
Lo que queda claro es que los caminos son distintos y en paralelo: miles lloran el desarraigo con el afecto; otros resuelven su tema y cierran el libro.

Lo que nos pasa está en el emblema que siempre nos acompaño: “No aprendemos para la escuela, sino para la vida”.

7c00708c-6393-489a-871f-b9438b730a01

Mónica Farhi

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.