GRAL.PEYRREDÓN: VERANO Y TEATROS

0

Cómo será ir al teatro esta temporada: el protocolo para un entretenimiento seguro
Junto a la autorización oficial para la reanudación de la actividad teatral, se establecieron pautas sanitarias específicas que deberán cumplir el público, los trabajadores de las salas y los artistas. Las medidas transformarán la asistencia y los espectáculos, sin quebrar su esencia.

 

El teatro es, por sobre todas las cosas, entretenimiento, un ritual, una experiencia. Tras meses de incertidumbre de cara a la temporada, el Gobierno nacional autorizó hoy, a través del Boletín Oficial, la reanudación de la actividad teatral, suspendida desde marzo debido a la pandemia. Junto a la autorización, se elaboró una guía de recomendaciones para prevenir y disminuir el riesgo de Covid-19, con pautas sanitarias específicas que deberán cumplir el público, los trabajadores de las salas y los artistas en (y detrás de) escena.

El protocolo, volcado en un documento de más de 50 páginas, fue elaborado por la Secretaría de Desarrollo Cultural del Ministerio de Cultura de la Nación, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, el Ministerio de Salud de la Nación y alrededor de 30 instituciones vinculadas a la actividad teatral, música y de la cultura en general.

Dicho protocolo se confeccionó con el objetivo de propiciar el regreso paulatino de las diversas actividades y manifestaciones escénicas dentro de un contexto dinámico y cambiante de la pandemia por COVID-19, garantizando la prevención de transmisión de esa enfermedad entre artistas, trabajadores, colaboradores y público en general.

El mismo permite reiniciar la actividad y la reapertura en forma gradual de acuerdo a la situación epidemiológica local y tiene como premisa brindar confianza a todas las personas que participan de la realización de las actividades artísticas.

Sin lugar a dudas, el mundo del espectáculo se prepara para afrontar una temporada sin precedentes. El público también.

Las medidas sanitarias dispuestas en el protocolo comienzan en la boletería, continúan y varían una vez dentro de los teatros, se refuerzan en el interior de la sala y se extiende a lo que ocurre arriba y detrás del escenario.

Entradas

Para acceder a las entradas, se buscará priorizar la venta de las mismas a través de sistemas digitales.

En los casos donde se expendan de manera presencial, se colocarán marcaciones en el piso y se deberá mantener una distancia de dos metros ente las personas destinadas a la atención al público, como así también entre éstas y los clientes.

Seguramente el público encontrará barreras físicas de protección en varias salas esta temporada.

 

Ingreso a la sala

Al ingresar al espacio, los asistentes del público deberán mostrar la declaración jurada de salud vigente mediante formulario online, la aplicación Cuidar o sistemas equivalentes. En simultáneo, se comprometerán a no concurrir en caso de sospecha y/o diagnóstico de Covid-19 o contacto con alguna persona que haya dado positivo.

Será una condición de admisión, ingreso y permanencia en el espacio cumplir con el uso obligatorio de tapabocas/barbijo en forma permanente, y con las medidas de control y prevención dispuestas en las instalaciones.

La circulación dentro de los espacios culturales deberá respetar el distanciamiento social de dos metros y la organización de las personas según la capacidad establecida por la autoridad jurisdiccional.

Por otro lado, al entrar a una sala, suele entregarse un “programa” con información del espectáculo y el espacio teatral. Esta vez, se recomienda que el mismo se brinde en forma digital para evitar la utilización y manipulación de papel.

Una vez dentro del teatro, se deberá respetar la distancia mínima de 2 metros entre el frente del escenario y la primera fila de ubicación del público.

 

El desarrollo de la actividad escénica con público será con aforo limitado. Inicialmente no podrá superar el 50% de la capacidad. El porcentaje podría variar de acuerdo a la evolución de la situación epidemiológica de cada jurisdicción.

La distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros. En cada fila, por cada butaca ocupada o butacas ocupadas por “la burbuja social” deberán dejarse dos butacas fijas libres a los lados de la fila.

La mencionada “burbuja social” refiere a aquellas personas convivientes que concurren conjuntamente al espacio cultural. Dichas burbujas estarán compuestas por un máximo de 6 personas y sus integrantes podrán ser ubicados en butacas contiguas. La separación mínima entre “burbujas sociales” será de 1,5 metros y deberán utilizar barbijos durante todo momento dentro del espacio.

En los espacios sin butacas, se demarcará el suelo, se generarán burbujas sociales y/o habrá estructuras para dividir los sectores.

No se permitirá el desplazamiento de público durante el espectáculo. Deberá permanecer en los lugares asignados, excepto para el uso de sanitario.

Detrás de escena

En cierto modo, la mayor cantidad de los cuidados sanitarios se aplica detrás de escena, en la preproducción de los espectáculos, por lo que al momento de iniciare la función, todo el personal técnico y los artistas deberán haber seguido los puntos establecidos en el protocolo.

La guía de recomendaciones sugiere “armar equipos mínimos” de trabajo para garantizar que se mantenga el distanciamiento social. También insta a priorizar todas las reuniones previas en forma virtual.

Directores, directoras y artistas mayores de 60 años o que tengan algunos de los factores de riesgo asociados a mayor mortalidad por COVID-19, en caso de estar de acuerdo, deberán firmar su conformidad para ser parte de la actividad.

 

Los horarios de apertura de los espacios para el trabajo en preproducción, producción y ensayos serán a partir de las 12, evitando las horas pico. Se propiciarán los horarios de entrada y salida escalonados.

Cada espacio elaborará una lista con los nombres y datos de contacto de los participantes previo a cada ensayo o grabación.

El personal de la sala, al igual que los artistas, deberán lavarse frecuentemente las manos, extremar la higiene y sanitización de sus pertenencias, cuidar el distanciamiento y utilizar barbijo y máscara facial o tapaboca “de manera permanente, salvo en momentos de preparación individual en camarines y/o actuación en el escenario”.

En cuanto a los artistas y trabajadores, deberán ser controlados preventivamente en el ingreso con medición de temperatura o con la declaración jurada de síntomas. No podrán entrar sin tapabocas y deberán usarlo durante toda la jornada en todos los espacios públicos, salvo en el escenario durante el ensayo, función o grabación.

Los camarines podrán ser compartidos siempre que se respete la distancia mínima establecida o ampliando el horario de citación previa a cada ensayo, función o grabación, para establecer turnos. Se permitirá una persona cada 2,25 metros cuadrados y todos deberán usar tapabocas.

No se podrá compartir vasos, botellas, utensilios o cubiertos ni elementos de protección personal. También se recomienda efectuar limpieza húmeda y desinfección frecuente de objetos y superficies. Cada participante deberá contar con su kit de limpieza e higiene personal.

 

Se incrementará la frecuencia de limpieza y desinfección de los espacios de permanencia y tránsito (sala, recepción, pasillos y baños). Se proveerá de elementos de higiene y prevención de contagio (alcohol en gel) en los ingresos a salas, baños, espacios de trabajo y espacios comunes. Además, se deberá exhibir material instructivo en lugares visibles.

Se recomienda evitar el uso compartido de equipos, elementos y cualquier otra herramienta de trabajo. En caso de que sea necesario compartirlos, se sugiere realizar la desinfección correspondiente antes y después de cada uso.

En los baños, se deberá proveer de jabón (preferentemente con dispenser) y toallas descartables, con cestos para depósito de residuos. Se recomienda desactivar secadores de manos por aire (atento que representan un gran riesgo de contagio).

Ventilación

Uno de los mayores debates internos de cara a la autorización para reanudar la actividad teatral giró en torno a la ventilación de las salas.

El protocolo establece la importancia de ventilar todos los espacios antes y después de cada actividad. Aclara que en caso de ventilación forzada, deberá asegurarse la limpieza, desinfección y el control con la mayor frecuencia posible de filtros, conductos y toberas.

De hecho, se elaboró en paralelo una “Guía de recomendaciones generales para los sistemas de ventilación y climatización en el marco de la pandemia por COVID-19”.

En caso de que el espacio no se cuente con ventilación natural exterior, se deberán garantizar renovaciones por medio de inyección y extracción de aire forzada y/o complementar renovaciones faltantes con recirculaciones de aire por medio de sistema de filtrado según las pautas definidas por la autoridad jurisdiccional.

Empieza la función

Se apagan las luces, se genera silencio y comienza el espectáculo. El público tendrá el rostro cubierto por sus tapabocas. Hasta el momento previo a de ingresar en escena, los artistas también deberán usarlo.

El espectáculo podrá desarrollarse con cierta normalidad. Uno de los puntos a destacar del protocolo es que el mismo no rompe la esencia del teatro y su misión de entretener, aunque sí cambiarán algunas situaciones.

En escena se recomienda conservar el distanciamiento físico de dos metros en forma permanente, a excepción de que los integrantes del elenco sean convivientes en la vida real.

Punto clave en este sentido es que si los artistas no pueden desarrollar su rol respetando en todo momento el distanciamiento social mínimo establecido, podrán interpretar dichas escenas sin mantener la distancia física mínima.

 

Esto obedece a “momentos que impliquen exclusivamente cruces fugaces, interacciones físicas o interpretativas de corta duración, menos de un minuto”, cuyas características no coincidan con la definición de “contacto estrecho” del Ministerio de Salud de la Nación.

No obstante, habrá limitaciones técnicas. De producirse diálogo en simultáneo al cruce fugaz, los mismos no podrán ser interpretados en forma frontal (cara a cara) y se deben evitar los gritos o movimientos físicos bruscos.

El protocolo insta a incorporar el uso de alcohol en gel en escena, sobre todo luego de manipular objetos y en caso de existir cruces o contactos fugaces).

También hay especificaciones para los cambios de vestuario durante las funciones. Los mismos deberán hacerse en lo posible sin la intervención del vestuarista o bien éste deberá utilizar tapa bocas y extremar cuidados sanitarios al manipular las prendas.

Asimismo se incluyen recomendaciones para el personal de maquillaje y peinado, para la manipulación del vestuario, y también para los sistemas de sonido y cámaras, como así también para los sonidistas y técnicos que manipulen los equipos.

Salida

Una vez terminado el espectáculo, se requerirá la limpieza y desinfección total del espacio, sala o teatro previo al comienzo de la nueva función

Para ello, en el caso de realizarse más de una función por día, la entrada y salida del público entre funciones deberá realizarse con un tiempo prudencial de alternancia, que no podrá ser menor a 45 minutos.

Ante la presencia de una persona con síntomas, los responsables de salas o de los equipos de trabajo deberán comunicarse con los números de teléfonos indicados en cada jurisdicción para seguir los protocolos del Ministerio de Salud de la Nación y de cada provincia.

(lacapital)

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.